miércoles, 18 de abril de 2007

El lugar (1)

Eventualmente trabajo en una oficina de arqueología del CONICET que funciona en un edificio 3/4 abandonado de Villa Crespo. El lugar elegido es ese edificio.

El edificio es grande. Mejor dicho, son dos edificios, uno de 5 y otro de 7 pisos que están conectados. La oficina de arqueología funciona en el 2do piso, el cual lo compartimos con una de paleontología y el taller de un señor que por las tardes es el portero. En los demás pisos funcionan otros laboratorios del CONICET, hay un centro de medicina homeopática, y funcionan otros talleres.

No sé si el edificio pertenece al CONICET. No es como el INGEIS o esos institutos que están dispersos en Ciudad Universitaria. Lo que se ve es que el edificio estuvo poblado en algún momento, pero ahora, con todas las cosas que antes nombré, hay pisos enteros en desuso. Por ejemplo, el piso donde funciona arqueología tiene la mitad que pertenece al edificio de 5 pisos totalmente deshabitada. Y claro está que los lugares que sí están en funcionamiento igual están bastante descuidados.

En mi primer acercamiento intenté mostrar el edificio como un lugar en el que se desarrollan actividades a pesar de su abandono. Me centré en el 2do piso. Mientras sacaba las fotos me encontré con otras cuestiones. Las fotos de caños las relacioné con cosas de robots. Nada de robots modernos, sino a las luchas de robots de los dibujos animados de cuando era chico (Mazinger, Transformers)… me pregunto sobre la calidad de la imagen en la que veía esas cosas.

Finalmente agrupé las fotos en 4 grupos: las de los caños, las de las sombras, las de las lámparas rotas y las de las oficinas. Y pensando así las llevé a la clase en las que estuvimos con Fede.









Fede comentó que una punta podría ser el tema de las condiciones de investigación científica. A los caños no le dio mucha bola. Y rescató un par de fotos (no recuerdo porqué): la del pasillo, la del tubo y la de las dos puertas con mi sombra.

No hay comentarios: