lunes, 6 de agosto de 2007

Diario de Phoebe

Anoche me visitó mi hermano y me regaló un disco roto y una gorra de caza con la que dormí. Pero él no tenía que haber estado aquí sino en el colegio. Seguro que lo han echado.
Hoy estoy triste porque mi hermano está triste. Lo quiero mucho y él me quiere a mí tanto como quería a Allie, y por eso me preocupa. Me contó montones de cosas, de lo idiotas que son sus compañeros del colegio y los profesores y los directores, también de sus planes de irse al campo y algo de vigilar niños en un campo de centeno. Espero que no se vaya al campo antes de mi función. Y es raro, dice que eso del centeno es lo que más le gusta, pero no tiene gollete. Es malo que no le guste nada. A él tendría que gustarle algo como a mí, que escribo las historias de Hazle Weatherfield y actúo y estudio. Pero lo único que hace es fumar y tomar alcohol. Y se le huele fatal.
Antes de irse llamó a un profesor suyo para pedirle que le deje pasar unos días en su casa y cuando volvió se puso a llorar sin consuelo, y eso me preocupó más que ninguna otra cosa. Pobre Holden.
También le conté lo de los eructos y la fiebre. Y bailamos y me dijo que cada día bailo mejor.
Espero que papá no lo mate por lo de Pencey, porque eso sí me pondría muy triste porque a Holden lo quiero muchísimo.

Esto es todo por ahora.

Phoebe Weatherfield Caulfield

No hay comentarios: